Guarda y Custodia de Menores en Mexico

JUEZ DE LO FAMILIAR DEBE VALORAR PRUEBAS PARA DETERMINAR A QUIÉN OTORGA GUARDA Y CUSTODIA DE MENORES
.
Así lo determinaron los ministros, al señalar que siempre debe atenderse al mayor beneficio del menor.La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN resolvió que la guarda y custodia de menores no le corresponde necesariamente a la madre, ya que para tal efecto, debe imperar el interés superior del niño, lo cual implica que el juez está obligado a valorar todos los medios probatorios que estén en el expediente para determinar a quién le corresponde el cuidado de los hijos.Así, los ministros revocaron la sentencia emitida por un juez de lo familiar y reservaron jurisdicción al tribunal competente, a fin de determinar a quién le corresponde el cuidado de los hijos, con base en la valoración integral de todas y cada una de las pruebas ofrecidas. La Sala subrayó que es cierto que la guarda y custodia le corresponde a la madre, salvo que sea perjudicial para el menor. En ese sentido, el juez determinará a quién le corresponde el cuidado de los hijos, atendiendo al mayor beneficio del menor y de todos los elementos que tenga a su alcance. Por lo que, precisaron los ministros, aún y cuando en la demanda de guarda y custodia se omitan plantear hechos que señalen que dejar a la madre el cuidado de los hijos podría resultar perjudicial para los mismos, tal omisión no limita al juzgador a valorar el material probatorio que pudiera corroborar tal situación.Ello significa, explicó la Sala, que en tales casos debe privilegiarse la verdad histórica frente a la jurídica, lo que obliga a que el juzgador valore todas las pruebas que le hayan presentado, y determinar la guarda y custodia con base en la valoración integral de dicho material probatorio.En el presente asunto, una madre demandó el pago de una pensión alimenticia y guarda y custodia de sus menores hijos a cargo del padre. Éste contestó la demanda y reconvino de su contraparte, entre otros conceptos, la incorporación de los menores al domicilio conyugal, la disminución de la pensión alimenticia provisional y la guarda y custodia de los menores. Sin embargo, omitió establecer que fuese perjudicial para los menores el que su guarda y custodia definitiva quedara en manos de su contraparte. El juez de lo familiar declaró que la actora no acreditó su pretensión y, por lo mismo, otorgó al demandado la guarda y custodia de sus menores hijos. Además, resolvió que los cónyuges y los menores recibieran terapia psicológica especializada. Inconforme, la madre de los menores interpuso recurso de apelación. Es de mencionar que el tribunal que conoció el asunto concedió el amparo solicitado, para efectos de que se dejara insubsistente la sentencia emitida y se dictara una nueva, teniendo en cuenta los lineamientos por él expuestos.El padre de los menores, inconforme con dicha resolución, interpuso recurso de revisión, mismo que el tribunal competente remitió a este Alto Tribunal.
.
Consultas:
Lic. Ricardo Escobedo